Más México

Molotes: gastronomía poblana para todo México

Los molotes son originarios del estado de Puebla; y su sabor es reconocido en todo el país

Cuando los conquistadores llegaron a América, trajeron consigo nuevas recetas, ingredientes, y un mundo gastronómico entero que no tenía nada que ver con el nuestro. Además, muchas de las preparaciones de los habitantes del Valle de México tuvieron que cambiar. Pero no solo eso; sino que muchas de las recetas españolas se fusionaron con las del nuevo territorio, dando como resultado postres y platillos que seguimos consumiendo aún hoy. El ejemplo perfecto de esto son los molotes.

Muchas personas suelen decir que los molotes son similares a las gorditas o quesadillas, pero cerrados. En realidad, esto no es del todo cierto, pues aunque también son antojitos, son diferentes, y se parecen más a las empanadas.

Por supuesto, con el tiempo han ido evolucionando hasta lo que conocemos ahora; y lo mismo ha ido sucediendo con los rellenos. Tanto la tinga como el chicharrón y el quesillo forman parte también de la cocina española; por lo cual, los habitantes del estado de Puebla tuvieron que ir buscando ingredientes nuevos para rellenar los molotes. Esto a la larga, fue favorecedor; pues la gran variedad que existe en la gastronomía mexicana ha permitido una combinación de sabores y texturas increíbles para este platillo. El secreto, se dice, consiste en la mezcla de masa de maíz y nixtamal que se fríe antes de rellenar.

Es tan popular, que una vez al año se realiza la Feria del molote en Cholula y Tlaxcala. En ella, se buscan sobre todo molotes de quesillo, chicharrón, huitlacoche y queso; aunque también los de camarón con queso o el hawaiano, aunque más raros, son igual de solicitados. La crema, la lechuga y las salsas verde y roja; también se encuentran presentes en todo momento, para acompañarlos como sucede con el resto de los antojitos mexicanos.

Natalia E. Avendaño

Síguenos

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.