Más México
cocol

Cocol, de postre o cena, disfruta de este pan tradicional

A gran parte de los mexicanos le encanta comer pan dulce a cualquier hora, en la cena o incluso como postre. Por eso, hoy queremos antojarte uno de los panes más tradicionales de México, el cocol.

Te recomendamos: “Muéganos de Huamantla, una tradición con más de 80 años”

Las penas con pan son buenas

Por todo el país encontramos diferentes estilos de panes para todos los gustos. Entre ellos hay unos que se remontan a la época prehispánica y su sabor es muy original.

cocol
EL SOL DE MÉXICO

Desde antes de la conquista ya se elaboraban una especie de panecillos con harina de maíz, amaranto o chía. Estos se mezclaban con miel y se elaboraban con fines ceremoniales. Pero con los españoles llegó el trigo y la producción de panes creció.

Después llegaron influencias de países como Francia. Así, nacieron panes de todo tipo, sabor y color que enriquecen nuestra gastronomía. Sin embargo, uno de los clásicos y más antiguos es el cocol, que con el trigo cambió su receta.

Cocol, entre los panes más tradicionales

Del náhuatl cocolli, el cocol es un pan que, según Larousse Cocina, es típico de Tlaxcala, Hidalgo y el Estado de México. Respecto a su forma, este pan es un rombo que a veces encuentras con ajonjolí. Se prepara con harina de trigo y piloncillo. También puede tener trozos de piloncillo o nuez y se distingue por un fuerte olor y sabor a anís.

Como andamos de antojo queremos invitarte a preparar unos ricos cocoles para cenar en familia o comer de postre.

Ingredientes:

•        500 gramos de harina de trigo

•        15 gramos de levadura

•        1 pieza de sal

•        150 gramos de piloncillo rallado

•        50 gramos de manteca vegetal o de cerdo

•        200 mililitros de agua

•        1 huevo

•        1 yema

•        Ajonjolí al gusto (opcional)

•        1 cucharadita de anís molido

•        Harina para espolvorear

cocol
GRAN TURISMO MÉXICO
Paso a paso

En primer lugar, pon en un tazón grande harina, levadura, sal y piloncillo. Luego, forma un hueco al centro, agrega la manteca, amasa y vierte agua. Después, bate el huevo, la yema y el anís molido y amasa hasta que quede homogénea la mezcla.

Por 30 minutos deja reposar la masa; no olvides cubrirla con algo. Posteriormente, poncha la masa para quitar el exceso de aire.

Enseguida forma bolitas con la masa, pásalas por la harina y déjalas reposar. Cuando pasen cerca de 10 minutos, aplana las piezas y dales forma de rombo. Aquí es momento de barnizar con huevo y espolvorear el ajonjolí para que se pegue.

Mientras tanto, precalienta tu horno de 180 a 200 grados y engrasa una charola. Ahí pon los cocoles y déjalos en el horno entre 20 y 25 minutos.

Ya sea con un café de olla o nata, disfruta de tus cocoles tradicionales. 

¿Te gustó este artículo?

En Más México contamos con un gran equipo de profesionales que buscan llevarte a ti, la mejor información y contenidos más actuales de México de manera positiva. En estos tiempos difíciles, tu apoyo en muy importante para nosotros. Con tu aportación, sea cual sea el monto, nos ayudas a seguir mostrándote lo maravilloso que es este país. Y, al mismo tiempo, contribuyes a darle difusión a la gente que con su talento hacen un México mejor. Porque #TodosSomosMásMéxico #TodosSomosPepePérez #ConsumeLocal

Síguenos

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.