Más México

Origen (y receta) de las Chalupas poblanas, el antojito de México

Sin duda nuestro país alberga una gran oferta de garnachas. De hecho, son básicas para el mexicano porque su grasa, sabor y consistencia nos otorgan la fuerza para empezar o terminar el día de la mejor manera. Por eso, hoy te traemos un manjar típico mexicano que se coloca como el preferido de todos: las chalupas poblanas.

Chécate esto: ‘¡Para chuparse los dedos! Tacos encuerados, receta duranguense’

De canoas a chalupas

Muy posiblemente, estas delicias tengan su origen en la época colonial. Hay muchas versiones sobre el origen de su nombre. Pero una de las más populares hace referencia a las canoas que los antiguos mexicas utilizaban para viajar en la antigua Tenochtitlán. Otra versión, dice que la palabra chalupa se deriva de las regiones vascas y viene de “txalupa”, que significa barco. Aunque ambas teorías, podrían tener relación.

Respecto a su elaboración en sí, se dice que las chalupas fueron creadas por los frailes y monjas, como muchos otros deliciosos platillos poblanos. La historia cuenta que, un día los religiosos se dispusieron a mezclar pollo con masa de maíz. Pero al probarlo, sintieron que estaba demasiado seco, así que procedieron a agregarle salsa y cebolla.

Chalupas poblanas, antojito mexicano

De ese extraordinario experimento nació este manjar. Sin embargo, otros afirman que se les empezó a llamar chalupas en el río San Francisco. Sea cual sea su historia, al menos sabemos que algo es verdad, su sabor y tradición está para repetir más de dos veces.

Si se te hizo agua la boca, acá te dejamos una receta casera para prepararlas a cualquier hora.

Ingredientes:

1/2 kilo de masa para tortillas o 24 tortillas
400 gramos de pollo, tinga o cerdo hervida y desmenuzada
500 gramos de queso fresco
250 gramos de jitomate
350 gramos de tomate verde
2 dientes de ajo
1 cebolla
4 chiles serrano
Aceite para freír

Preparación:

Primero se preparan las salsas roja y verde. Así que coloca en un sartén un poco de aceite con el jitomate hecho puré. Y haz lo mismo en otro sartén con el puré de tomate verde. Cocina hasta que ambos cambien de color y estén bien cocidos.

Después licua el puré de jitomate con un diente de ajo, dos chiles, 1/4 de la cebolla y sal al gusto. Luego repite lo mismo con el puré de tomate verde.

Posteriormente, con la masa da forma a pequeñas tortillas pellizcando las orillas. O bien, coloca las tortillas directamente en un comal con un poco de aceite o manteca. Agrega otra cucharada de aceite sobre ellas y déjalas freír.

Finalmente, monta las chalupas. Primero alguna de las salsas, luego el pollo, cerdo o tinga; agrega cebolla picada. ¡Te chuparás los dedos!

Bárbara García

Síguenos

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.