Más México

Piñatas: dale dale dale, no pierdas el tino.

Las piñatas y su origen.

Una piñata es el nombre que recibe a una estructura de barro o de cartón cubierta de papel maché.

El origen de las piñatas viene desde China. Los habitantes de aquel país asiático, tenían una especie de piñata en forma de buey rellena de semillas, la cual, rompían a palazos durante el año nuevo chino.

Cuando la piñata se rompía, le prendían fuego y los asistentes se peleaba por las cenizas, pues se le consideraba de buena suerte.

 Se dice que el viajero Marco Polo fue quien llevó las piñatas a Italia. Fue aquí en donde se bautizaron como “pignatas”

De Italia, pasaron a América en los barcos de los conquistadores.

Fue entonces que llegaron a México a través de los españoles en el siglo XVII.

Aquí, fueron empleadas para mezclar las tradiciones indígenas con las católicas.

Recordemos que los mayas ya acostumbraban a romper recipientes de barro rellenos de cacao a manera de juego.

En México su mayor tradición son las posadas, en donde las piñatas son hechas de barro y decoradas en forma de estrellas con siete picos.

Cada pico representa un pecado capital y se le debe pegar con los ojos vendados.

Esto se hacía para representar la fe ciega, también se le dan 33 vueltas al designado como representación de los años que vivió Jesucristo.

Los dulces y las frutas con las que se rellena son las bendiciones que se derraman sobre todos.

Sin embargo, no sólo se utilizan en las posadas de fiestas decembrinas.

En México se acostumbra a romper una piñata como celebración de cumpleaños.

Es por eso que las piñatas comenzaron a tomar forma de los personajes favoritos del festejado.

No cabe duda que a pesar de que no es un artículo de origen mexicano, nosotros las hemos adaptado a nuestro humor chilango.

Síguenos

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.