Más México

Cenote Zací: La leyenda

Una historia de amor verdadero

Ubicado en el interior de la ciudad de Valladolid, el Cenote Zací es una impresionante caverna parcialmente colapsada de 45 metros de diámetro.

El techo del cenote tiene algunas estalactitas que se forman a través del tiempo por los residuos de minerales que arrastra el agua.

El cenote Zací es un símbolo de esta ciudad del oriente de Yucatán.

“Zací”, palabra maya que significa “gavilán blanco”, era el nombre de la urbe prehispánica sobre la cual se fundó en 1543.

Es considerado uno de los cenotes a cielo abierto más grandes de impresionantes de la península.

Sin embargo, este cenote cuenta con una leyenda bastante conocida en su región.

Se cuenta que hace un tiempo existían dos familias que compartían el poderío del pueblo, los Cocom y los Cupules.

La gran curandera y hechicera del pueblo era la jefa de la familia de los Cocom.

Se trataba de una anciana fuerte e influyente quien tenía una nieta llamada Zac-Nicté, que significaba flor blanca.

Por otra parte, Halach Huinic, descendiente de la familia de los Cupules tenían un hijo, del príncipe Hul-kin.

Ambos adolescentes mantuvieron una amistad que poco a poco se convirtió en un amor.

El cacique, al darse cuenta de esa relación tomo la decisión de enviar al joven hacia un poblado lejano.

Lugar en donde el mismo cacique ya había pactado un casamiento para que Hul-kin se casara con la princesa de ahí.

Por su lado, Zac-Nicté, se sentía triste por la pérdida de su amado, asó como de su alegría que la caracterizaba.

Ella, le confesó a su abuela que se encontraba embarazada de Hul-kin.

La abuela, siendo la hechicera más poderosa del pueblo le prometió que su amado volvería gracias al poder que tenía.

Sin embargo, el joven ya se había olvidado de ella gracias a la hermosura de su nueva pareja.

Zac-Nicté, desesperada por haberse enterado sobre el casamiento de su amado, se ató una piedra a su hermosa cabellera y se arrojó al fondo del cenote maya.

Justo en ese momento, el príncipe sintió un mal exactamente en el corazón.

Él regresó a Zací sólo para enterarse de que su querida había muerto.

Ante esto, Hul-kin se lanzó al cenote y se dejó ahogar como muestra de amor incondicional a Zac-Nicté.

Síguenos

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.