Más México

Cañón de Santa Elena, monumento hecho por la naturaleza

El Cañón de Santa Elena es considerado como uno de los sitios ecológicos más grandes e importantes de América del Norte. Mide nada más y nada menos que 277 hectáreas de extensión. Mientras que sus paredes llegan a medir hasta 500 metros de alto.

¿Te lo perdiste? “Parque Nacional Cumbres de Monterrey, todo lo que puedes hacer”

Tierra misteriosa y llena de vida

Este lugar se encuentra al noreste de Chihuahua, en los municipios de Manuel Benavides y Ojinaga. Se caracteriza porque combina lo mejor del desierto con un clima templado-frío. Por lo mismo, esta área es muy importante, pues es una gran fuente de biodiversidad. Y cuenta con un alto porcentaje de plantas y animales endémicos.

En cuanto a vegetación hay diferentes tipos de matorrales, pastizales, cactáceas, mezquites y bosque de encino. Y es hogar de animales como el oso negro, liebres, el castor, el jabalí, coyotes, patos, linces y venados. Mientras que en el cielo verás volar al asombroso halcón peregrino y más aves rapaces como el águila real. De las especies animales que viven ahí, 79 están protegidas.

En el Cañón de Santa Elena también hay manantiales, fuentes de agua termales y aguas azufrosas. Por lo que es un paisaje que te dejará sin aliento. Por eso, es de los escenarios naturales preferidos por los fotógrafos. Pues la luz del sol crea efectos sorprendentes sobre las enormes paredes del cañón. Y los atardeceres o amaneceres son dignos de contemplarse.

De igual forma, muchos aventureros gustan de practicar senderismo y de navegar por su río.

Fotos: Internet

Cañón protegido

El Cañón de Santa Elena, la Reserva de la Biósfera de Mapimí, las Áreas de Protección de Flora y Fauna de Maderas del Carmen, Ocampo y Cuatrociénegas forman parte del Área de Protección de Flora y Fauna Cañón de Santa Elena. Ésta fue nombrada el 7 de noviembre de 1994, con el fin de proteger el desierto chihuahuense. Y es una de las 200 áreas prioritarias para la conservación, según el Fondo Mundial para la Naturaleza.

Sin duda, el Cañón de Santa Elena es un increíble monumento viviente de la naturaleza.

Síguenos

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.