Más México

Álamos, Sonora: Pueblo mágico y la cuna de una diva

Antes de ser conocida como “la Doña”, una de las actrices más recordadas del cine de oro mexicano pasó su infancia en el que ahora es un Pueblo Mágico.

Antes de ser conocida como “la Doña”, una de las actrices más recordadas del cine de oro mexicano pasó su infancia en el que ahora es un Pueblo Mágico.

A lo largo de la historia, los que hoy conocemos como Pueblos Mágicos han sido el lugar de origen de cientos de personalidades en todos los ámbitos.

Estos lugares, los sitios con mayor aporte cultural e histórico, se han convertido en símbolos de nuestra tradición nacional. Sin embargo, con el paso del tiempo, resulta difícil llevar la cuenta de los talentos que crecieron en estas tierras.

Fue el 8 de abril de 1914, cuando en el pueblo de Álamos, Sonora; Bernardo Félix y Josefina Güereña se convirtieron en los padres de quien llegaría a ser una de las más grandes divas del cine de oro mexicano.

María de los Ángeles Félix Güereña, La Doña, sería reconocida en el ámbito internacional como una mujer de carácter fuerte, decidida y de belleza incomparable.

Carrera estelar

Entre 1942 y 1970, María Félix estelarizó un total de 47 películas, conformando alrededor de 28 años de trabajo ininterrumpido. Entre las más reconocidas se encuentra El peñón de las ánimas, la primera cinta donde apareció; y que protagonizó junto a Jorge Negrete, de quien sería esposa diez años después. Otra de ellas es Tizoc, recordada porque fue de las últimas cintas de Pedro Infante, estrenada en los meses posteriores a la muerte del actor en 1957.

La casa de María Félix

El número 41 de la calle Galeana en Álamos, Sonora; fue el sitio en donde la diva pasó casi toda su infancia. Durante 11 años, María jugó, creció y respiró ese aire del ahora Pueblo Mágico al que le guardó mucho cariño; incluso después de que sus padres decidieran mudarse, con sus doce hijos, a Guadalajara.

Después, la casa donde habitó María Félix estuvo abandonada desde 1925 hasta 1950; cuando fue vendida a Lynda Barondes por uno de los hermanos de María.

En 1953. la revista Clío llevó a Félix de vuelta a Álamos; y frente a esta casa, le tomó una fotografía que saldría en un número dedicado a su trayectoria.

Barondes vivió allí hasta 2002, cuando decidió convertirla en un museo dedicado a La Diva. Actualmente, la casa que se encuentra junto al callejón llamado María Félix Güereña, es propiedad de un hombre canadiense; y se sabe que se ha puesto en venta en un par de ocasiones.

Te invitamos a leer más sobre los pueblos mágicos de nuestro país, como el pueblo mágico sustentable de Guanajuato.

Natalia E. Avendaño

Síguenos

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.