Más México

Tipos de tamales que probablemente no conocías.

Cambio de figuras y rellenos.

Los tamales son protagonistas en la tradicional gastronomía mexicana.

Sus formas, colores, sabores, envolturas y rellenos son tan diversos y a la vez tan constantes.

Su nombre proviene del náhuatl Tamalli que significa envuelto.

Existirán alrededor de cinco mil variedades de tamales en México.

Aquí te presentaremos sólo 5 tipos de tamales que existen en nuestro país.

Uchepo:

De origen purépecha de la región lacustre michoacana. Su nombre significa tamal de elote fresco.

Hablamos de un elote en donde predomina el sabor dulce.

Son envueltos en hoja de totomoxtle, es decir, hojas de la mazorca del maíz.

Su relleno puede ser tanto dulce como salado, sin embargo, los tamales salados suelen acompañarse de queso y crema.

Corunda:

Su nombre, también viene del purépecha de la región de Michoacán.

Son hechos con masa de maíz nixtamalizado y envueltos en hoja de maíz o de milpa.

Son de forma triangular y pueden o no ir rellenas. Sobre su cocción es posible que se utilice ceniza en lugar de manteca.

Este tamal se caracteriza por su forma y porque se acompaña de un guisado de carne de puerco en salsa martajada.

También se le agrega queso y crema

Chanchamito:

Un tamal poco conocido y muy característico pues es de forma circular y con un color un poco rojizo.

Es envuelto en hoja de maíz y hoja de totomoxtle, además su color es debido a que la masa se condimenta con achiote.

Se rellena con carne de cerdo o pollo y su preparación varía dependiendo del estado en donde se realice.

Su nombre proveniente del maya chan chan que quiere decir bolita de masa rellena cocida al comal.

Zacahuil:

Este tipo de tamal puede llegar a medir tres metros y pesar hasta 50 kilos, con el que se podrían alimentar hasta 70 personas.

Su preparación es para festividades y ocasiones especiales.

Se realizan en una tina de metal y después en un horno de barro calentado con leña.

Esta hecho con masa de maíz martajado, manteca de cerdo y chiles molidos. Se le agrega carne de cerdo y de guajolote.

Son envueltos en hojas de papatla, planta nativa de la Huasteca, muy parecida a la del plátano

Tamal de Chaya:

Típico de todo el sur y sureste del país.

La preparación es diversa puede ser con hoja de chaya cruda y cubierto de picadillo de carne de cerdo.

También se puede preparar con masa de maíz mezclado con manteca de cerdo y hojas de chaya picadas.

Otros lugares, la masa lleva hoja de chaya, ajo, cilantro y chile amaxito.

Todos, son deliciosos.

Una preparación con diversas variaciones pero igual de deliciosos.

Síguenos

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.