Más México
secuestro

Secuestro del Boeing 727, el que dejó a los policías en calzones

Hace más de 47 años un avión que viajaba de Monterrey a la Ciudad de México sufrió un secuestro. La mañana del 8 de noviembre de 1972, el vuelo 705 de Mexicana de Aviación, salió de Monterrey con destino a la Ciudad de México.

Sin embargo, ninguna persona abordo estaba preparada para lo que sucedería. Armando González, Germán Segovia, Alberto Sánchez y José Luis Martínez, secuestraron el avión con metralleta en mano, algo inusitado para la aviación mexicana.

¿Te lo perdiste? “Hasekura Tsunenaga, japonés que llegó a Acapulco hace 400 años”

Secuestro contra el sistema

Los jóvenes pertenecían a la Liga de Comunistas Armados (LCA). Un movimiento que vio la luz en la Universidad Autónoma de Nuevo León. Cuyo propósito era derrocar al gobierno para instaurar un régimen comunista.

Los responsables del secuestro de 106 personas a bordo del Boeing 727, pedían la liberación de cinco de sus compañeros de la LCA. Quienes fueron detenidos días antes durante un operativo militar en Monterrey. Asimismo, 4 millones de pesos, o de lo contrario harían explotar al avión.

SECUESTRO
HEMEROTECA NACIONAL / HERALDO DE MÉXICO

En el vuelo se encontraban personajes ligados a la vida pública y diplomática de México. Como los hijos del entonces gobernador de Nuevo León, Luis M. Farías (Emilia y Luis Farías). Además del empresario Dionisio Garza Sada y un par de funcionarios del consulado estadounidense (Wesley Parsons y Steve Evans), entre otros.

Ante la posibilidad de que alguna persona vinculada a la vida política del país resultara herida, las autoridades decidieron acceder a las peticiones de los cuatro secuestradores. Una parte de los pasajeros fue liberada en el aeropuerto Mariano Escobedo, de Monterrey.

Rescate como de película

Poco menos de una hora después de la liberación de los pasajeros, las autoridades entregaron a los presos políticos. Aquí vale la pena señalar que la exigencia de los guerrilleros fue que los agentes mexicanos sólo usaran calzoncillos al momento de hacer la entrega. Y para poner el dedo en la llaga, pidieron que el dinero lo entregara Juan Urrutia Paura, jefe de la policía estatal en aquel entonces.

SECUESTRO
FOTO: ESPECIAL

Una vez que las demandas se cumplieron, se hizo una solicitud desde el avión. Donde los jóvenes exigieron un plan de vuelo con destino a Cuba y comida para los pasajeros. Al aterrizar en el aeropuerto José Martí, en La Habana, el avión fue tomado por el ejército cubano. Fidel Castro les dio asilo político, a cambio de que devolvieran el dinero y las armas al gobierno mexicano.

A raíz de este acontecimiento, surgió un chiste de la época, el Boeing 727 con matrícula XA-TAC fue conocido desde entonces como el “XA-Todos a Cuba”.

José Luis Ramos

Síguenos

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.