Más México

¡Recorre la ruta de los cenotes de Yucatán!

Sin duda, los cenotes de Yucatán son una de las maravillas naturales más hermosas de nuestro país ¡Atrévete a descubrirlos!

Sin duda, los cenotes de Yucatán son una de las maravillas naturales más hermosas de nuestro país. Su incomparable belleza, su entorno de magia y misticismo los convierten en uno de los mayores atractivos turísticos de México y el mundo ¡Atrévete a descubrirlos! Hoy en Más México te compartimos esta ruta por los cenotes de Yucatán, que hemos trazado por dos motivos:

Por practicidad, ya que es un círculo que recorre los cenotes más próximos a Mérida, partiendo desde la “ciudad blanca” y regresando a ella en un par de días, además de que entre un punto y otro hay menos de una hora de camino; y por economía, ya que la entrada a estos cenotes oscila entre los $10.00 y los $50.00 para turistas nacionales (de hecho, mientras más te acerques a Chichén-Itzá, que es uno de los sitios más visitados del mundo, el costo de acceso a los cenotes se va elevando hasta que las cifras se convierten en dólares).

Pues bien, ¡Aquí vamos!

 

Cenote Xlacah

recorre-la-ruta-de-los-cenotes

Comenzamos el recorrido en el cenote de Xlacah (“pueblo viejo” en maya), ubicado al interior de la zona arqueológica de Dzibilchaltún, a la cual se puede llegar desde la Plaza Grande del centro de Mérida en tan sólo 25 minutos en auto o en transporte público. El acceso tiene un costo de $44.00 (para mexicanos) y el recorrido por sí mismo te llevará a Xlacah, uno de los pocos cenotes de Yucatán situados a nivel de suelo, cuyas cristalinas aguas siempre verás coronadas por nenúfares. Aunque es ideal para nadar, debes ser precavido pues su profundidad alcanza los 43 metros.

 

Cenote San Pedro Cholul

recorre-la-ruta-de-los-cenotes

Desde Dzibilchaltún, a 20 minutos en auto, se encuentra un paraíso semiurbano: San Pedro Cholul, que en años recientes se convirtió en toda una atracción turística ya que aunque la boca de este cenote semi-abierto tiene pinta de pozo, su interior esconde una belleza sin igual que lo hace el espacio ideal para los amantes del snorkel y el buceo. Se trata de un ‘túnel inundado’ cuya longitud es de 15 kilómetros ¡Que bastarían para volver al centro de Mérida!

 

Cenote Yaax-Ha

recorre-la-ruta-de-los-cenotes

La siguiente parada está a 40 minutos de San Pedro Cholul, y es el poblado de Tixkokob, donde se encuentra Yaax-Ha (“agua verde” en maya), un cenote que toda la familia puede disfrutar debido a su baja profundidad (2.40 metros). No te pierdas la oportunidad de nadar, bucear y snorkelear rodeado de la gran belleza de este cenote abierto, cuyo costo de acceso es de únicamente $10.00.

 

Cenote Dzitox

recorre-la-ruta-de-los-cenotes

Este es quizá el traslado que más tiempo te va a llevar, pero tampoco harás más de 1 hora desde Tixkokob hasta el pueblo de Hocabá, donde se localiza uno de los cenotes que recientemente se integraron al programa del gobierno de Yucatán para la reactivación económica de las comunidades autóctonas del estado: el cenote Dzitox, de tipo cerrado, y al cual se puede acceder descendiendo al interior de una cueva ¡Sólo para aventureros de corazón! Cuenta con estacionamiento y palapas de descanso, todo por $25.00.

 

Cenote Bebelchén

recorre-la-ruta-de-los-cenotes

Siguiendo la ruta, a media hora de Hocabá se encuentra el poblado de Sanahcat, hogar de uno de los parajes más maravillosos de la zona de Mérida: el cenote cerrado de Bebelchén, al cual se desciende a través de unas escaleras que recorren un estrecho túnel hasta el interior de ésta bellísima caverna que, además de las típicas actividades acuáticas, se puede recorrer en lancha para apreciar con lujo de detalle las impresionantes estalactitas que penden de los techos de Bebelchén.

 

Cenotes de Homún

recorre-la-ruta-de-los-cenotes

Homún es una de las principales zonas de cenotes de todo Yucatán, ya que tan solo al interior de este pueblo ubicado a 20 minutos de Sanahcat se pueden visitar los 5 cenotes de Tza-ujun-kat, Yaxbakaltún, Balmil, Santa María y Santa Rosa. Debido a la gran cantidad de actividades, lo más recomendable es buscar hospedaje (con anticipación) en Homún, que puedes hallar desde $300 por noche. Casi todos los cenotes de Homún son semi-abiertos y espectacularmente paradisiacos: los tonos de agua cristalina que rondan entre turquesas y esmeraldas, juegan con las formaciones rocosas que rodean estos hermosos cenotes, cuyo acceso a cada uno es de únicamente $20.00.

Nota: puedes llegar directamente a Homún desde Mérida en una hora en auto o en transporte público por $25.00.

 

Cenotes de Cuzamá

recorre-la-ruta-de-los-cenotes

Si aún te queda hambre de cenotes, no te puedes perder los de Cuzamá, a la ridícula distancia de 5 minutos en automóvil o 20 a pie desde Homún. Cuzamá es otra de las grandes áreas de cenotes: aquí podrás visitar los de Chelentún, Chak-Zinik-Ché y Bolom-Chojol a bordo del truck, un peculiar medio de transporte yucateco que consta de una especie de carreta sobre rieles tirada por caballos que anteriormente era utilizada para transportar el henequén a lo largo de la península. El costo del recorrido en truck es de $300.00 para 4 personas e incluye la entrada a los tres cenotes de Cuzamá, cuyas aguas oscilan entre tonos índigos y turquesas.

 

Cenote de Paraíso Papakal

recorre-la-ruta-de-los-cenotes

A tu regreso a Mérida puedes visitar el increíble cenote de Paraíso Papakal, cuyo nombre no es en vano: ya sea que llegues directamente desde los tres cenotes de Cuzamá o te desvíes hacia el poblado de Eknakán, a tan sólo 30 minutos de la última parada se localiza este cenote que, gracias a su ubicación al interior de una caverna, es el sitio ideal para los amantes del buceo subterráneo o para quienes solo desean pasar un rato de calma y refrescarse antes de volver a la ciudad. Si decides pasar una noche más, el lugar cuenta con cabañas y zona de campamento.

Mérida, la “ciudad blanca”, se encuentra a 1 hora y media de camino ¡Feliz regreso!

 

Por último, no olvides:

Lleva traje de baño y ropa cómoda para trasladarte de un lugar a otro, además de calzado que te permita andar entre las piedras y el terreno fangoso que la entrada a algunos cenotes exige.

Recuerda que entrar a un cenote no es cualquier cosa, ya que estarás en varios de los sitios más sagrados de nuestro país y debes ser consciente de ello. Dejar basura en este y en cualquier ambiente natural es una práctica lamentable que muchos turistas nacionales y extranjeros continúan haciendo: si lo ves ¡Repórtalo!

Síguenos

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.