Más México
remedios abuela

Remedios caseros a la mexicana, ¡háblale a tu abuelita!

Si te sientes mal, seguramente tu abuelita o tu mamá te darán su diagnóstico y la receta para curarte. Sea una pequeña herida, un simple resfriado o incluso un desamor, siempre tendrán los remedios caseros perfectos para tu malestar. Aquí una lista de algunos de ellos:

Para el empacho

Cuando los niños se comen un objeto pequeño, un chicle o están muy llenos y hay indigestión, el diagnóstico es claro: tienen “empacho”.

Para curarlo y ‘despegar lo que tiene atorado’, se ocupa una técnica que parece una tortura, pero funciona. Primero se les da una cucharada de aceite de olivo o una infusión para el estómago. Se dejan pasar unas 2 horas sin comer nada. Después viene el momento de la verdad.

remedios 1
El Botiquín

Chécate esto: ‘Un poco del bello Morelia llega a los pinos’

Los masajes consisten en jalar la piel de la espalda, de la cintura al cuello hasta que truene. Se soba el estómago con pomada de pan puerco y luego se enrolla a la persona con una sábana y se gira sobre la cama. Dicen por ahí: ‘No sabes de dolor si nunca te curaron de empacho’.

Para bajar la fiebre

El primer remedio es un baño de agua fría. Pero si no baja, intenta untar carbonato con manteca en la planta de los pies, estómago y axilas. Luego se cubren esas partes con papel de estraza.

El hipo

Quizás hayas probado más de uno de estos remedios para quitarte el incómodo hipo. Basta con tomar una cucharada de azúcar y tomar agua sin respirar. También puedes aguantar la respiración por un rato. O inhalar y exhalar con fuerza dentro de una bolsa. Una medida más extrema es que te den un buen susto. Aunque hay un remedio bastante raro: poner un hilo rojo babeado en la frente.

via GIPHY

Para la cruda

Si a la mañana siguiente despiertas con cruda, después de que ya te haya regañado tu jefecita, el remedio ideal es un desayuno picoso. Puede ser mole o unos ricos chilaquiles. La cruda moral es otra cosa.

Dolor de oído

Cuando te duele el oído seguramente es porque te entró ‘aire’. Para sacarlo, pon una ramita de ruda en el orificio del oído. Otra opción es colocar un cigarro encendido (del lado del filtro) en el oído hasta que se consuma.

Para combatir las agruras

Una cucharadita de bicarbonato es más que suficiente. Aunque también hay remedios con jugo de papa o jengibre.

remedios 2
Ciudad Magazine

Dolor de cabeza

Hay muchos remedios caseros para quitarlo. Uno de ellos es tomar té de jengibre. Pero si no funciona, también puedes intentar con un chiqueador de hojas de pápalo fresco.

¿Pero qué es eso de los chiqueadores? Son una especie de parches que sirven para sacar el ‘aire’, el ‘calor’ o aliviar el dolor de cabeza. Se hacen con diferentes materiales. Principalmente, con hojas de alguna planta curativa, o bien, un papel con algún remedio untado. Se ponen en las sienes, esperas unos minutos… ¡y santo remedio!

La sábila no podía faltar…

Este es un clásico… ¡La sábila sirve para todo! Heridas en la piel, acné, úlceras, malestares estomacales. Es buena para el cabello, alivia quemaduras, es la mera, mera de todos los remedios.

remedios 3
YouTube

Pomadas

La de marihuana y árnica desinflama y relaja los golpes y dolores musculares. El pan puerco sirve para aliviar malestares estomacales como diarrea, indigestión… y hasta para los cólicos.

Cualquier té

Para quitar la tos, el de ajo con canela (claro, si no te importa el olor). Si sufres de dolores estomacales, los de hierbabuena, anís o manzanilla son muy efectivos. Si son nauseas o dolor de cabeza un té de menta cae perfecto.

En caso de estrés, nervios o insomnio, luego luego debes tomar un té de valeriana, de 12 flores o de tila.

Para quitar el dolor de garganta y la tos, el remedio perfecto es miel con agua caliente y limón.

remedios 4
Especial

¡Hay cientos de remedios para todo! Eso sí, a cada remedio le debes poner una dosis de cariño y apapachos para que funcionen.

Es un hecho que esta sabiduría ancestral se sigue transmitiendo de generación en generación por su efectividad. Aunque no siempre nos guste su sabor o parezcan inventos sin aparente explicación lógica, al final, resultan bastante útiles. Por eso, estos remedios también forman parte de la riqueza de ser mexicano.

¿Qué otros remedios caseros de la abuela conoces?

Síguenos

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.