Más México

Puente de Ojuela.

El camino hacia un pueblo abandonado

Ojuela es un poblado abandonado ubicado en el estado de Durango, México.

El puente de Ojuela fue construido en el año 1892 sobre un barrando de 95 metros de profundidad.

Este puente colgante de 318 metros de largo y 1.80 metros de ancho servía para transportar la extracción del mineral de la mina de San Rita, al pueblo de Ojuela.

El ambiente semidesértico de cactus, gobernadoras y mezquites, el noreste de Durango cobija al Pueblo Mágico de Mapimí.

Ubicado junto a la Sierra de la Bufa o la India y fundado en 1598

Era utilizado para la extracción de plata, otro, cobre y otros minerales.

Desde entonces, se aprovechan 13 minas en la región. Y fue aquí en donde se instaló una colonia de mineros, operadores, ingenieros y administradores.

Su majestuosa presencia en medio del paisaje árido es el principio de un viaje por los túneles.

Este desemboca en un balcón natural donde se aprecian las tonalidades desérticas del bolsón de Mapimí.

Este pueblo fantasma hoy exhibe restos de paredes y cimentos, sin embargo, en su momento inició una nueva etapa en la vida minera.

Se tornó famoso y atrajo a mucha gente en busca de fortuna, incluso fue mencionado en corridos, poemas y leyendas.

A principios del siglo XXI se ha convertido en atracción turística.

Aún se producen variados minerales como Aragonita, Calcita, Ágata, Macronita, Iranday y otros.

En la cima del cerro, Ojuela luce abandonado, aunque llegó a tener más de tres mil habitantes.

Sin embargo, para el siglo pasado y debido a la inundación de varios niveles de la mina, Ojuela se despobló.

Considerado una maravilla de la ingeniería y único en su tiempo en América Latina, el puente colgante de Ojuela es una obra monumental de su tiempo.

Visita este lugar y déjate impresionar por lo desconocido.

Conoce aquí más lugares para visitar.

Síguenos

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.