Más México
PINTURAS

Pinturas rupestres que se convirtieron en Patrimonio UNESCO

Una de las más grandes colecciones de pinturas rupestres se encuentra en México. Son murales de grandes dimensiones que se ubica en la Reserva de El Vizcaíno, en Baja California. Específicamente se les conoce como las Pinturas Rupestres de la Sierra de San Francisco y son un Patrimonio de la UNESCO

¿Te lo perdiste? “Centro Histórico de Puebla, Patrimonio desde hace 32 años”

Obra de arte en la Sierra

Esta colección abarca docenas de cañones de la región. Gracias a su originalidad, colorido, detalles, belleza y dimensión recibió la distinción de Patrimonio Mundial de la UNESCO en 1993. Entre las pinturas se distinguen humanos y animales como venados, ballenas, peces, entre otros. Y cada representación cuenta con un estilo artístico muy particular de gran calidad. 

PINTURAS
PINTEREST

Estas creaciones pictóricas se realizaban con fines rituales, religiosos y para marcar territorio. Algunas de las figuras son más abstractas y con colores rojo, negro, amarillo y blanco. Lo mejor es que el clima y ubicación les permiten conservarse en óptimas condiciones hasta nuestros días. 

A modo de museo, la Sierra de San Francisco incluye diversos conjuntos de murales. Estos son: La Pintada, Las Flechas, Los Músicos, La Soledad, Boca San Julio, Cuesta Palmarito y El Ratón. 

Pinturas de un pueblo desaparecido

Estas pinturas son de un pueblo hoy desaparecido que habitó la zona entre los siglos I a. C y XIV d.C. Así lo señaló la UNESCO. Pero, según investigaciones, podrían ser todavía más antiguas y tener ocho milenios de existencia.  

A través de las pinturas rupestres se puede observar que el pueblo que las hizo era una cultura sofisticada. También se sabe que eran muy activos en la cacería, en la recolección y en la pesca. Pues en las imágenes aparecen animales atravesados con flechas y se encontraron puntas de lanzas en la zona. 

Patrimonio de la prehistoria

Si quieres conocerlas, hay recorridos turísticos por varias partes de la Sierra de San Francisco. Una de las mejores rutas es la que vincula la comunidad de San Ignacio con la de El Vizcaíno. Ahí queda la cueva del Ratón, que es el conjunto de murales más accesible. Y si quieres, también puedes acampar en el paraje conocido como El Cacarizo. 

Síguenos

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.