Más México

Piedra del sol: 5 datos que debes de saber

Llamada erróneamente Calendario Azteca, la piedra del sol fue descubierta en 1790

La época prehispánica dejó una gran cantidad de objetos, edificios y ciudades enteras por descubrir. De hecho, se cree que aún no hemos encontrado todos los vestigios existentes del período en el que las culturas dominaban el Valle de México. Sin embargo, muchos de ellos llevan años formando parte del conocimiento cultural general e histórico de nuestro país. Uno de estos objetos es la Piedra del sol; que es mejor conocida como el Calendario Azteca, aunque este término no es el correcto. Si quieres conocer la razón y algunos otros datos sobre este elemento tan importante y conocido de la historia, te recomendamos seguir leyendo.

La piedra del sol en la historia

  • No es un calendario Azteca
    A pesar de que la piedra del sol es probablemente el objeto prehispánico más estudiado; es común referirnos a ella como un calendario; lo cual es incorrecto. Si bien, en ella, se establece la duración de algunos meses y se representan ciertas ideas relacionadas con la cosmovisión mexica, no es un calendario propiamente dicho.

  • Formaba parte de una celebración
    Por su tamaño y contenido; se cree que esta enorme escultura formaba parte de una celebración llamada Tlacaxipehualiztli. Durante esta fiesta; los mexicas sacrificaban a los prisioneros de guerra. Además, se vestían con diversas pieles y celebraban combates también contra sus prisioneros de guerra. Se cree que, probablemente, la piedra del sol era una plataforma que se usaba para estos enfrentamientos.

  • Era relativamente nueva
    Según los datos históricos; esta piedra se elaboró, casi con seguridad, por orden de Axayácatl, el sexto tlatoani mexica. Para cuando Cortés y sus hombres llegaron al territorio que ahora estaba bajo el cuidado de Moctezuma; la piedra del sol tenía apenas alrededor de 40 años.

  • Fue hallada en el subsuelo
    La piedra del sol se encontró durante la época colonial; en el año de 1790. Había sido previamente enterrada; ya que los conquistadores conocían su función y la llamaban “piedra de sacrificio”. Alonso de Montúfar, segundo arzobispo de la Nueva España; la mandó ocultar así para alejar a los habitantes de lo que él consideraba fuente del mal. Posteriormente la retiraron y terminó colocándose en una de las torres de la Catedral, rodeada de ángeles.

  • Las monedas
    La piedra del sol se ha representado en diversas monedas a lo largo de la historia de nuestro país. Más de 12 monedas de diferente denominación han sido estilizadas con detalles pertenecientes a esta escultura. Además, al menos 3 monedas han llevado la representación de la piedra en su totalidad.

Si te gustó esta nota; te invitamos a leer sobre el Penacho de Moctezuma, otro objeto histórico ampliamente conocido.

Natalia E. Avendaño

Síguenos

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.