Más México

Monumento a la Revolución

La verdadera historia de un emblema mexicano.  

El Monumento a la Revolución es una obra arquitectónica y un mausoleo dedicado a la conmemoración de la Revolución mexicana.

Tanto para mexicanos como para turistas, el Monumento a la Revolución en México es un punto de referencia, de encuentro y de historia.

Desde su mirados a 52 metros de altura se puede obtener una panorámica de 360 grados de la Ciudad de México.

Pero, no todo es como lo conocemos ahora, incluso, casi nadie conoce la verdadera historia de este monumento.

Durante el gobierno de Porfirio Díaz, se lanzó una convocatoria internacional para construir la nueva sede que albergaría a la Cámara de Diputados y Senadores en México.

Este proyecto también se convertiría en un edificio para conmemorar el centenario del día de la Independencia, que se cumplía en el año 1910.

El deseo de Porfirio Díaz era que el edificio fuera de los más lujosos del mundo, con más de 14 mil metros cuadrados.

Fue así como Émile Bénard, arquitecto francés, se encargó del proyecto.

Sin embargo, el Palacio Legislativo comenzó a tener algunos tropiezos debido a la falta de claridad sobre el proyecto.

Entre estos problemas se encontraba el alta suma de dinero que costaría realizarlo, así como el hundimiento del subsuelo en la zona.

La obra fue suspendida en 1912 debido a la Revolución, y ésta quedó en olvido por dos décadas.

Fue entonces como el mismo arquitecto retomó el proyecto para convertirlo en un panteón para los héroes de la guerra.

Pero la muerte de Obregón, en ese entonces presidente, y del mismo arquitecto dejó desamparado el proyecto.

Se pensó incluso en demoler los pocos avances que se tenía.

Carlos Obregón fue quien adoptó el espacio para hacerlo en conmemoración a la revolución constante y como un espacio público.

El nuevo diseño se enfocó en un mestizaje entre el arte prehispánico y el cubismo.

Construido con cuatro pilares, obra del maestro Oliverio Martínez, simbolizó la Independencia, las leyes de Reforma, Agrarias y Obreras.

Desde entonces, el monumento sirve como mausoleo de personajes revolucionarios que yacen en las criptas colocadas en los cuatro pilares.

Venustiano Carranza, Francisco I. Madero, Francisco Villa, Lázaro Cárdenas y Plutarco Elías Calles, se encuentran en este lugar.

Esta es la historia de un monumento emblemático de la Ciudad de México.

Síguenos

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.