Más México

Los cabuches

Delicias del desierto

Uno de los desiertos más místicos ubicado entre cerros sagrados es el altiplano potosino.

Este es rodeado de cactáceas de todos los estilos.

De la mano del peyote, tan conocido y utilizado en las culturas huicholes, las biznagas crecen durante décadas, las cuales florecen cada año con sus maravillosos cabuches.

Así es, los cabuches son el botón de la flor de la biznaga roja.

Un cactus que crece en los estados del norte de México donde hay zona desértica.

Su temporada suele ser de marzo y abril, por lo que se considera una comida de cuaresma.

En la región donde comienza a faltar el agua durante la mayor parte del año, la escasez juega con la creatividad.

Las biznagas son el origen del acitrón que engalana la rosca de reyes y los chiles en nogada.

Para que una planta de este tipo pueda ser cosechada y puesto en conserva de azúcar para hacer el acitrón, debe pasar al menos 60 años.

Pero nada se compara a la vida de estas plantas pues llega a ser de 150 años.

Los cabuches son de color verde quemado y su sabor es un tanto ha sido parecida a las alcachofas o a los espárragos.

Generalmente se encuentran en conserva de vinagre.

Sin embargo, encontrarlo fresco es todo un reto.

Es un ingrediente tradicional de los mercados de la región, pero su cosecha no es tan abundante como para llevarlo a las grandes urbes.

Por este motivo es difícil encontrarlo en los platillos de algún restaurante.

Es un producto de lujo con el que, además, se pueden preparar sopas y guarniciones muy originales.

Una de las versiones más tradicionales de platillo con este ingrediente suele ser una básica ensalada.

Pero también puedes cocinar los revueltos con huevo o al ajillo con chile seco y acompañarlos con una tortilla de maíz.

¿Te gustaría que te diéramos alguna receta con cabuches?

Síguenos

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.