Más México

Lola Álvarez Bravo: fotógrafa mexicana del siglo XX

Lola Álvarez Bravo es considerada la primera fotógrafa mexicana, pues llegó a trabajar en diferentes eventos importantes del país

La historia de nuestro país está llena de mujeres que cambiaron su rumbo. Una de ellas fue Dolores Martínez de Anda, también llamada Lola Álvarez Bravo; conocida internacionalmente por sus trabajos de fotografía, periodismo gráfico y arte plástica a lo largo de su vida.

Lola nació en Jalisco en abril de 1903. Sin embargo, sus padres se separaron, por lo que ella y su hermano se mudaron a la Ciudad de México en 1906. Diez años después, al fallecer su padre, ambos niños fueron a vivir con sus tíos. Es aquí en donde Lola conoce a Manuel Álvarez Bravo, su vecino, con quien se casaría en 1925.

Al año siguiente se mudaron a Oaxaca, y dado que Manuel era fotógrafo, es entonces cuando ella finalmente se inicia en este arte. Para 1930 fundaron un taller fotográfico con los apellidos de él que ella había tomado. Tras una enfermedad que incapacitó temporalmente a Manuel, ella se ve obligada a continuar su trabajo para la revista Mexican Folkways. Gracias a esto, poco a poco las fotografías de Lola comenzaron a ser reconocidas por sus méritos y no por los apellidos de su esposo.

Lola Álvarez Bravo como la primera fotógrafa de México

El matrimonio volvió a la Ciudad de México algunos años después. A pesar de que se separaron en 1934, se divorciaron como tal hasta 1949, y ella conservó los apellidos, pues ya era conocida con ellos.

Lola trabajó en la revista El maestro rural como fotógrafa en jefe. Además, estuvo en el Departamento de Prensa y Publicaciones de la SEP y en el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura. Se le conoce también por haber retratado a las figuras más populares del mundo del arte y la cultura de esos años. Entre ellas, sobresalen las fotografías que tomó de Frida Kahlo y de María Izquierdo, sus amigas personales.

Frida Kahlo con sus mascotas, dos xoloescuincles, tomada por Lola Álvarez Bravo alrededor de 1944
Frida Kahlo con sus mascotas, dos xoloescuincles, tomada por Lola Álvarez Bravo alrededor de 1944

A finales de la década de los 80, Lola dejó de tomar fotografías. Su vista se fue deteriorando paulatinamente, hasta que perdió la vista a los 86 años de edad. Continuó viviendo en su residencia en la Ciudad de México hasta su fallecimiento el 31 de julio de 1993. Sin embargo, su legado y sus trabajos permanecen como un referente de la historia de nuestro país.

Natalia E. Avendaño

Síguenos

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.