Más México

Las Poquianchis, de las asesinas seriales más temidas de México

Las Poquianchis forman parte de los nombres más temidos de la historia criminal de nuestro país. Se trataban de unas mujeres acusadas por el asesinato de al menos 90 mujeres entre 1950 y 1964. Aunque en realidad, se cree que fueron alrededor de 150. En torno a ellas se contaron miles de rumores y se convirtieron en leyenda.

¿Te lo perdiste? “Leyendas de fantasmas, detenidos y más en Lecumberri #AyNanita”

Un pasado trágico

Las Poquianchis eran: Luisa, María de Jesús, Carmen y Delfina González Valenzuela, esta última era la líder. Ellas eran originarias de El Salto, Jalisco, pero su infancia estuvo marcada por la violencia familiar, principalmente de parte de su padre.

Las Poquianchis

Por lo mismo, para huir de esa violencia se dice que, una de ellas, Carmen, se fugó con su novio. Esto a pesar de ser una adolescente y de que el chico era mucho mayor que ella. Sin embargo, el padre la encontró y la golpeó muy fuerte; después la encerró en la prisión municipal.

Nacen las Poquianchis, las hermanas más temidas

Las hermanas González Valenzuela empezaron a abrir burdeles en Guanajuato y Jalisco. Y siempre se las ingeniaron para continuar con su prolífico negocio.

Su sobrenombre de Las Poquianchis lo obtuvieron en uno de sus prostíbulos. Pero poco a poco, los rumores del trato que le daban a las mujeres sonaron cada vez más fuerte.

Para empezar, se decía que a las mujeres las reclutaban con engaños. Pues las contrataban como trabajadoras domésticas, pero las obligaban a prostituirse. A veces ni siquiera las contrataban, simplemente las secuestraban.

Algunas de las jóvenes tenían 13 y 15 años de edad. Sus víctimas sufrían de violencia, abusos, de largos encierros y de hambre, pues les daban de comer una vez al día y muy poco. También las torturaban o castigaban si alguna se resistía a hacer algo o intentaba escapar.  Además, se cuenta que, incluso, las hacían participar en ritos satánicos.

Si llegaban a embarazarse, las obligaban a abortar. Y cuando llegaban a cierta edad o consideraban que alguna joven ya no les servía para el negocio, la mandaban con un verdugo. Se dice que era el amante de Delfina y él se encargaba de enterrarlas vivas en un rancho.

Acusadas de crímenes atroces

Así estuvieron por mucho tiempo, hasta que la verdad salió a la luz y el escándalo las atrapó. Encontraron los cuerpos enterrados, fetos en descomposición dentro de botellas y huesos por todo el rancho.

Las Poquianchis
FOTOS: INTERNET

Finalmente, encarcelaron a las Poquianchis. Tiempo después, Delfina falleció a causa de un accidente mientras arreglaban su celda. Mientras que Carmen perdió la vida en prisión tras sufrir cáncer hepático. Luisa murió en un manicomio. Y María de Jesús fue la única que murió en libertad, pero no se supo más de ella.

Sin duda, las Poquianchis son personajes que causan escalofríos.

Síguenos

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.