Más México

Lacandona, selva maya y regalo inigualable de la naturaleza

Parece increíble toda la riqueza de nuestro país. Sólo piénsalo, México cuenta casi con todos los ecosistemas que hay en el mundo. Bosques tenemos de sobra, praderas hay, sabanas también, selvas ¡híjole! Sólo diré dos palabras: Selva Lacandona. Ya con eso, no hay necesidad de más. No tenemos tundra porque ya sería mucho. Sin embargo, no es suficiente con tener, también es importante conocer.

¿Alguna vez te has aventurado a la selva Lacandona? ¿Sabes por qué es tan importante para nuestro país? Ah que no, ¿verdad? Ni te preocupes, aquí te diremos todoLa selva Lacandona es considerada un “pulmón” del planeta. Ahí se produce el 30% del agua de nuestro país. Su territorio es de aproximadamente 1.8 millones de hectáreas y en el habita el 50% de los mamíferos y de las especies de mariposas. Casi nada.

Se le llama Lacandona porque ahí vivía una comunidad indígena y su centro ceremonial se encontraba en la isla de Lacan-Tun. Y fueron lo españoles quienes les llamaban “los de Lacantún”. En la actualidad viven tres etnias ahí: tzeltal, chol y lacandona.

¿Te lo perdiste? “Déjate sorprender por las Grutas de Loltúnen Yucatán”

Vistas que enamoran

No podríamos decir qué es lo mejor del lugar, porque la verdad tiene todo. Es el lugar perfecto para hacer ecoturismo. Alejarte de la vida citadina, del trabajo, el Internet y sentirte libre. No puedes irte sin visitar las zonas arqueológicas de Palenque, Toniná, Bonampak y Yaxchilán. Lo ideal es ir a todas, pero aunque vayas a una te quedarás con la boca abierta.

Si vas a Palenque tienes que darte una vuelta por la cascada escondida de Welib Ja. ¡Verás cascadas color azul turquesa! El escenario perfecto para cualquier foto. Ahí también puedes encontrar cabañas para hospedarte.

O si estás un poco más al norte el Centro Turístico Metzabok también tiene actividades por ofrecer. Aquí la red de lagunas son la atracción, entonces te llevan de paseo en cayucos de madera y vistan algunas cuevas. No te pierdas las pinturas rupestres.

Bajlum Pakal es un paraíso en la tierra. Hay cabañas y zona de acampar, para sentirte más conectado con la naturaleza. Realizan visitas guiadas a las cascadas, rentan kayaks y bicicletas. Además, queda cerca de Bonampak y Yaxchilán.

Poza Poòp Chan es un centro turístico exclusivo de relajación. Al borde de la Reserva de Biosfera Montes Azules hay un río que avanza en forma de rápidos. Ya sé no suena tan relajado, sin embargo, desemboca en Poòp Chan, una poza color jade ideal para nadar.

Y esos sólo son algunos de los lugares por visitar en la selva Lacandona, hay infinidad más. Entonces tus próximas vacaciones planéalas hasta que conozcas cada rincón del lugar.

Síguenos

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.