Más México

La historia detrás de los deliciosos churros

Los churros son un postre tradicional que hemos abrazado como propio. Su delicioso sabor y múltiples rellenos, ya sean dulces o salados. Lo hacen uno de los postres más queridos por los mexicanos.

Pero ¿Conoces su historia?

Su origen es un incierto, pues su verdadera invención cuenta con varias versiones. Una de ellas dice, que este delicioso postre proviene de nada más y nada menos que de China.

Cuenta la historia… que los extranjeros probaron ahí un postre llamado “Youtiao” que significa “diablo-viejo frito”. Este consistía en una larga masa frita y sólo se comía en el desayuno.

Al final, los visitantes resultaron ser portugueses, y llevaron esta receta a su país. Sólo que usaron su propia masa y le agregaron azúcar. Dando como resultado el churro que hoy conocemos.

Por si te lo perdiste: ‘La guajolota, ‘energéticamente’ deliciosa. #32estados32sabores’

Un postre con mucha historia

En España este delicioso postre es igual de popular, sólo que en esta versión su nombre viene de la oveja churra. Pues los cuernos de este animal tienen esa misma forma en espiral.

Incluso, se dice que los pastores fueron los encargados de hacer este postre. Ya que como no tenían acceso a pan fresco decidieron hacer uno a base de harina, agua y aceite.

El producto final fue de nuevo un sabroso churro. Posteriormente los conquistadores lo llevaron a toda América Latina y, por supuesto, a México. Sólo que nosotros le añadimos ese estilo y sabor único.

Churros
Especial

Churros en la ciudad

Si ya te dejamos con el antojo, puedes visitar el centro de Coyoacán o El Moro. Estos son algunos de los muchos lugares que preparan este rico manjar, que sin importar como, siempre serán de los favoritos en nuestro país.

Ahora, que si prefieres prepararlos por tu cuenta. Acá te dejamos una receta fácil y rápida que podrás hacer en menos de 10 minutos.

Ingredientes:

1 Taza de agua
4 Cucharadas de mantequilla sin sal
2 Cucharadas de azúcar morena
1 Cuchara pequeña de extracto de vainilla
¼ de cuchara de sal
1 Taza de harina
4 o 5 huevos
Aceite de Oliva, para freír
Taza de azúcar
½ cucharada de Canela

Preparación:

  1. En una sartén mediana, calienta una taza de agua, la mantequilla, el azúcar, la vainilla y la sal a fuego medio hasta que el líquido comience a burbujear. Agrega la harina y mezcla vigorosamente con una cuchara hasta que todo quede bien revuelto y no haya grumos de harina en la mezcla.
  2. Quita la mezcla del calor. Agrega cuatro huevos, -uno por uno-, revolviendo cada uno. Recuerda, la mezcla debe verse suave y brillante.
  3. Mueve la mezcla a una bolsa de pastelería con punta de estrella. Coloca el aceite en un sartén profundo, hasta que quede aproximadamente una pulgada (2.54cm) del fondo de la sartén. Calienta hasta que veas pequeñas burbujas. Cuidadosamente coloca tiras de la mezcla de 6 pulgadas (15.24 cm). Introduce cuantas creas pertinentes, dejando un espacio entre ellas. Fríelas y voltéalas hasta que queden de un color café dorado de cada lado. Escurre el aceite de los churros y repite la acción con toda la mezcla faltante.
  4. Coloca el azúcar y canela en un plato, y pon los churros sobre él. Dales la vuelta hasta que queden cubiertos. También puedes cubrirlos con chocolate, cajeta, mermelada, nutella, o cualquier cosa que se te ocurra.
    Tip: Una vez terminados, cómelos tan pronto como puedas, pues saben mejor si aún están calientes.

Bárbara García

Síguenos

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.