Más México

La historia del Ángel de la Independencia, homenaje a nuestra patria

Sin duda nuestros monumentos son extraordinarios. Además, están llenos de historias que la mayoría de nosotros desconocemos. Tal es el caso del Ángel de la Independencia, una de las construcciones más representativas que rinde homenaje de la historia de nuestro país. Pero ¿qué más conoces de él?

Chécate esto: ‘El Ángel y el Monumento a la Revolución, mausoleos de lujo’

Su verdadero nombre

Entre los habitantes de la ciudad es conocido como el Ángel de la Independencia. Pero en realidad, su nombre oficial es Monumento a la Independencia.

Su altura (con todo y escalones) es de aproximadamente 94.66 metros. Y al contrario de lo que se piensa, la estatua está completamente hueca y hecha de bronce.

Homenaje a la patria

La estatua se hizo por mandato de Porfirio Díaz, con la finalidad de conmemorar el centenario de la Independencia de México.

Su figura, la mujer semidesnuda que carga una corona de laurel, representa a la Victoria Alada a punto de coronar. En su mano izquierda, se puede ver cómo sostiene una cadena rota que simboliza los tres siglos del virreinato y la dependencia política con España.

El Ángel de la Independencia es un homenaje a nuestros héroes.

Pero antes de que existiera como hoy la conocemos, Porfirio fue el encargado de poner la primer piedra y depositar un cofre dorado en su interior. Se dice que el cofre alberga el acta original de la independencia y algunas monedas de oro.

El arquitecto responsable de su edificación fue Antonio Rivas Mercado, uno de los mejores de la época. Mientras que la escultura corrió a cargo del italiano Enrique Alciati. Ellos fueron lo que dieron al proyector la solidez que necesitaba.

Sobreviviente de varias catástrofes

Sin embargo no todo iba del todo bien. A mitad de la construcción se percataron que gran parte del suelo estaba hundido, lo cual volvía inestable al monumento. Así que, en 1906, los ingenieros demolieron todo su avance para comenzar desde cero.

Pero para Porfirio todo se acomodó y logró inaugurarse en 1910. Justo a tiempo para conmemorar los cien años de la Independencia de México.

El Monumento o el Ángel rinde homenaje a nuestra historia.

Más adelante, el 28 de julio de 1957 ocurrió lo impensable, un terremoto sacudió la ciudad, destrozando y tumbando todo lo que se resistió.

El ángel, fue una de las construcciones más dañadas y su restauración tardó bastante. Por eso se construyó un nuevo monumento con el fin de conservar, lo mejor posible, el estado del original. La inauguración del segundo fue el 16 de septiembre de 1958.

¡También es una cripta!

Tiempo después, el monumento sirvió como cripta honorífica. Por órdenes del general se albergaron restos de varios héroes de la independencia. Algunos traídos desde la Catedral Metropolitana y otros más de diferentes estados.

El Ángel no sólo es uno de los monumentos más bellos del mundo, también es un homenaje a las batallas y la sangre de quienes lucharon por nuestra independencia.

Bárbara García

Síguenos

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.