La Cueva del Diablo, Mazatlán

Conoce la leyenda

Mazatlán es uno de los destinos turísticos que se ha popularizado en los últimos años.

La algarabía de su gente es una de las características de esta perla del pacífico.

Pero, a demás de tener múltiples destinos turísticos dentro de este puerto, también encontramos las tradicionales leyendas.

En este caso hablaremos de la famosa Cueva del Diablo, ubicada justo en medio del mar.

Un sitio que es cobijado por las faldas del Cerro de la Nevería y que se encuentra sobre el Paseo Claussen.

Hablamos de un lugar que por más de 200 años ha estado rodeado de cuentos y leyendas que los mazatlecos siguen compartiendo de generación en generación.

A simple vista, llama la atención de los turistas por la imagen del diablo que sostiene el cancel rojo que se instaló en la entrada para evitar el paso al interior de la cueva, que es muy corta.

Se dice que esta cueva fue utilizada por los piratas para guardar sus tesoros más preciados, como oro y joyas preciosas.

Se cuenta que en este espacio anteriormente, un hombre parte del grupo de trabajo para ampliar el malecón de Mazatlán, cuenta haber tenido un encuentro con mismísimo diablo.

Se corre el rumor de que quienes se atreven a entrar en ella quedan prisioneros hasta el día siguiente.

Quien logra salir, sale demasiado asustado y con olor a azufre.

Lo que es completamente verídico es que un grupo de turistas decidieron entrar a la cueva en la que se encuentra una pequeña playa dentro de ella.

El gran oleaje de ese entonces los arroyó, empujándolos hacia las paredes de la cueva, quitándoles la vida.

Es por ese motivo, que, en la actualidad, por ambas entradas de la cueva está prohibida la entrada.

Puedes observar el gran tamaño de la cueva realizando un recorrido en lancha por sus alrededores.

Views:
172

Comments are closed.