Más México

La Costeña: de una tiendita de abarrotes a una empresa multimillonaria

A punto de celebrar 100 años

Vicente López Resines, es el fundador de “La Costeña” en 1923.

Durante mucho tiempo, Vicente se dedicó a atender una tienda de abarrotes ubicada en la Ciudad de México.

Sobre su historia personal no existe mucha información, sin embargo, se dice que la mayor parte de su vida la dedicó a trabajar arduamente.

Cuando Vicente López atendía su negocio, se dio cuenta de que los productos de temporada como fruta y verduras disminuían su precio de manera radical.

De forma contraria, botó que las conservas y el vinagre mantenían un costo estándar.

En ese momento, comenzó a vender chiles en vinagre envasados en recipientes de vidrio.

Poco a poco, su producto se popularizó en la colonia, por lo que pensó en comercializarlos en latas.

De esta manera, en 1923, en un inmueble ubicado en la Calzada de Guadalupe, se inició la historia de La Costeña.

Luego de casi 100 años de historia, la primera planta en Ecatepec, Estado de México, que inició con 8 mil metros cuadrados, hoy tiene 40 hectáreas.

La compañía creció con cinco plantas más:

Sinaloa, México

San Luis Potosí, México

Aconcagua, Chile.

Arizona, Estados Unidos

Minnesota, Estados Unidos

La Costeña cuenta con más de 80 líneas de producción para más de 200 variedades de productos entre chiles, frijoles, tamales, pozole, mermeladas, mayonesa, cátsup, vinagre, salsas y más.

En 2013, el corporativo mexicano solo tenía productos en lata, sin embargo, ahora también se apoya del vidrio, el cartón y el plástico.

La Costeña, actualmente factura más de 6 mil millones de pesos al año.

Una empresa orgullosamente mexicana que, con en su mayoría, surgió de un accidente.

Ahora, es una empresa líder en productos de su gama.

Conoce más historias de éxito de empresas mexicanas aquí.

Síguenos

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.