Jardines Urbanos para Colibríes: Un proyecto de la UNAM

Los colibríes pertenecen a la familia de aves más pequeñas y diversas en el mundo. Hay un poco más de 325 especies y tan sólo en nuestro país hay 58, de las cuales 13 son endémicas. En la deidad prehispánica eran considerados como mensajeros y se le asociaba con el sol, el amor, la resurrección y la guerra.

Para los mexicas era su dios Huitzilopochtli, quién se encargó de guiarlos cuando se vieron forzados a salir del Aztlán. Para esta misión la divinidad tomó forma de ‘Colibrí Zurdo’. Con su canto los guiaba para que avanzaran con seguridad. Su culto lo realizaban en el Templo Mayor, en donde inclusive han encontrado esqueletos de colibríes en las ofrendas.

colibríes

Chécate esto: ‘Al encuentro de las aves en Coahuila y CDMX’

Este ‘pajarito pequeñito de verde tornasolado’ se ha visto afectado por perder su hábitat en las grandes ciudades, ya que la destrucción de la vegetación, la falta de alimento y otros elementos de su entorno han causado que algunas especies de colibrí disminuyan.

Es por eso que la Facultad de Estudios Superiores (FES) Iztacala desde el 2013 crearon el primer jardín artificial para colibríes. Es un espacio verde de 200 metros cuadrados en donde abundan las flores favoritas de estos pequeños. Esto con el propósito de que encuentren alimento, recrear su hábitat, incrementar su población y estudiar su comportamiento.

La iniciativa está a cargo de María del Coro Arizmendi Arriaga, coordinadora del posgrado en Ciencias Biológicas; y a partir de entonces varias instituciones y escuelas le solicitaron crear más jardines. Hay uno en Iztapalapa, donde no había nada de vegetación, también mencionó que en Ciudad Universitaria tiene programados varios más.

Al rescate de los colibríes

Estos chupamirtos o chuparrosas, como también se les conoce, son polinizadores de más de mil especies de flores, parte vital para el funcionamiento de los ecosistemas. Además, son muy audaces en su forma de vuelo, pues son los únicos que puede flotar, volar hacia delante, hacia atrás, arriba, abajo y al revés. Aletean 200 veces por segundo y pueden alcanzar la velocidad de 95 kilómetros por hora.

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), alberga la única estación de monitoreo de colibríes que hay en el país, en donde la doctora María del Coro participa junto con sus alumnos de licenciatura, maestría y doctorado. Se encuentra en la reserva del pedregal de San Ángel en la cantera oriente de CU y es un proyecto en conjunto con Estados Unidos y Canadá que forma parte del programa Conservación de Aves de América del Norte, que tiene como objetivo monitorear el estado de las poblaciones.

colibríes 2

Estos parches de vegetación no sólo son un respiro para la capital, sino que también son de gran ayuda para que estas aves magnificas recuperen parte de su entorno aquí en la Ciudad de México.

La Máxima Casa de Estudios no deja de asombrarnos por estas buenas acciones que ayudan al medio ambiente y a crear conciencia sobre la importancia de proteger esta extraordinaria y pequeñita ave.

Fotos: coroarizmendi.com

Con información de UNAM Global

Comments are closed.