Más México

Hasekura Tsunenaga, japonés que llegó a Acapulco hace 400 años

Una historia poco conocida es la de Hasekura Tsunenaga, un samurái que llegó a Acapulco hace más de 400 años. ¿Conoces a este personaje?

¿Te lo perdiste? “‘El Indio’ Fernández podría ser el modelo estrella detrás del Oscar”

Misión de Hasekura

Era 1613 cuando Hasekura partió de Filipinas dirigiendo la comitiva “Embajada Keicho” por mandato del Señorío de Sendái, Masamune Date. Dicha comitiva se componía de alrededor de 180 japoneses cristianos que formaban parte del Shogun Hideyoshi Toyotomi. Sus destinos eran España y Roma con fines comerciales y religiosos, pero antes hicieron una escala en México.

Hasekura Tsunenaga

Por un lado, la comitiva quería establecer vínculos comerciales entre Japón y España, así como entre Japón y México. Además, querían entregarle al Papa Pablo V una carta para solicitar un envío de sacerdotes a su país.

Con una misión establecida fue que salieron rumbo a la Nueva España. Después de unos tres meses y atravesar el inmenso océano. Finalmente, arribaron a Acapulco, el puerto más grande de aquel entonces.

Entre la tripulación había sirvientes, comerciantes, marineros, además de 10 samuráis del shogun y 12 de Sendai.  Algunos se acomodaron tan bien en México que ya nunca regresaron a Japón. Durante este tiempo Hasekura intercambió con pimienta fina y laca de Kyoto, por plata y otros productos mexicanos.

Un dato curioso es que Hasekura Tsunenaga se bautizó en España como Felipe Francisco de Fachicura. Al final, fue un viaje de 7 años, entre Japón, Roma y la Nueva España. Y paradójicamente, al regresar a Japón se encontraron con que querían acabar con el cristianismo.

Hasekura Tsunenaga
PLAZA JAPÓN ACAPULCO/ FLICKR

Pionero y embajador

Acapulco fue un importante punto comercial durante la Colonia. Pues aquí llegaban embarcaciones de todas partes del mundo, principalmente de Filipinas, India, China y Japón. De tal modo que podemos decir que en Acapulco surgieron mezclas de cultura que hoy enriquecen la nuestra y que fortalecen lazos entre naciones.

Esta historia se recordó durante el aniversario 400 en Acapulco con una ceremonia del Té Verde. Y es un símbolo que conmemora el intercambio cultural entre México y Japón.

Sin duda, Hasekura podría ser considerado como pionero y embajador de las relaciones entre México y Japón.

Síguenos

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.