Hablemos de los trastornos del sueño

Causas, tipos y síntomas

A través del confinamiento por pandemia de Covid-19, la mayoría de las personas alrededor del mundo desarrollaron múltiples trastornos del sueño.

Aunque los trastornos del sueño no son una patología grave en sí misma, tienen serias implicaciones en la vida diaria.

Básicamente se da un agotamiento físico, un bajo rendimiento, un sueño diurno y dificultad para cumplir con las obligaciones profesionales, familiares o sociales.

El origen es muy variado, pero a continuación te daremos toda la información de estos padecimientos.

Existen diferentes trastornos y síntomas específicos para cada uno:

Piernas inquietas: incómodas y dolorosos hormigueos en el interior de las piernas. Así como movimientos espontáneos e incontrolables.

Sonambulismo: caminar de modo semiinconsciente dormido.

Terrores nocturnos: episodios de terror con gritos y agitación, a veces acompañados de sonambulismo.

Insomnio: dificultad para conciliar el sueño, despertares nocturnos o fin prematuro del sueño.

Hipersomnia: aumenta un 25% el sueño habitual.

Narcolepsia: crisis reiterada de sueño durante la vigilia.

Ronquido y apneas del sueño: obstrucción de la faringe que no deja pasar el aire.

En ocasiones, los trastornos del sueño aparecen como efecto de otras enfermedades y constituyen factores de riesgo para la aparición de otras patologías.

  • En el caso del insomnio, la ansiedad, el hipertiroidismo, las enfermedades psiquiátricas o las que producen dolor son sus causas más comunes.
  • La hipersomnia, las causas pueden asociarse a ansiedad o depresión grave, abuso de hipnóticos o apnea del sueño.
  • Por su parte, el ronquido se produce por obstrucción mecánica temporal de las vías respiratorias altas.
  • En el caso de la narcolepsia, la causa puede ser una hipersomnia crónica en edad temprana.
  • El bruxismo se debe al estrés emocional y las interferencias oclusales.
  • Las piernas inquietas pueden tener su causa en la anemia ferropénica, la insuficiencia renal crónica, la diabetes mellitus o la enfermedad de Parkinson.
  • También algunos fármacos como los sedantes, antihistamínicos, neurolépticos o antidepresivos pueden agravar los síntomas.
Views:
30
Article Categories:
Salud

Comments are closed.