Más México

Frijoles con veneno, platillo tradicional del norte de México

Los frijoles con veneno es un platillo tradicional del norte de México, para ser exactos de Monterrey, Nuevo León. Ya sé que puede sonar raro, pero no hay de qué espantarse. Lo único que matarán es tu hambre.

En realidad el “veneno” se refiere a la grasita que suelta el asado de puerco, otro platillo de la región. Aunque si no cocinas el asado, también es posible preparar el veneno.

Si eres del norte o has pasado por allá, seguro has probado este platillo imperdible. Y si no, ¿te gustaría hacerlo? Pues aquí tenemos la receta.

¿Te lo perdiste? ‘Molotes de plátano macho en #UnDíaSinCarne’

Frijoles típicos del norte

Primero que todo, para este platillo necesitarás frijoles bayos refritos. Y como todos los frijoles, la preparación consiste en limpiarlos y enjuagarlos. Posteriormente hay que dejarlos remojando en un tazón durante varias horas. Es recomendable dejarlos una noche completa para que se suavicen. Luego debes escurrirlos.

Frijoles con veneno, receta del norte de México
Orgullo Nuevo León

Después, pon a cocer los frijoles como normalmente lo harías en una olla grande. Agrega agua, cebolla, sal, ajo y hojas de laurel, al gusto. Las hojas le darán el sabor y aroma norteño.

Una vez que ya estén tiernitos, puedes machacarlos o ponerlos en la licuadora.

Ingredientes para el veneno:

  • Chile ancho
  • 1 diente de Ajo
  • Manteca de cerdo
  • ¼ de taza de vinagre blanco
  • 500 gr. de lomo de cerdo cortado en dados
  • pimienta, comino y orégano al gusto
  • 1 cebolla

Ya que están los frijoles, en una sartén pon manteca para freirlos. Y, con fuego alto, dora la carne durante un par de minutos. Después, a fuego lento, añade la cebolla y el ajo bien picados, y saltéalos por un minuto.

Frijoles con veneno, platillo del norte del país
Hoja Santa

Una vez limpios los chiles deshidratados, se hidratan en agua tibia durante diez minutos. Luego se trituran en la batidora y se añade a la cazuela del paso anterior, junto con el vinagre, orégano, la pimienta y el comino. Todo se deja cocinando entre 20 y 30 minutos.

Para servir se recomienda hacerlo sobre una tortilla de harina bien calientita o tostada. Sirve los frijoles recién fritos y añade una cucharadita del adobo que llaman “veneno”.

Ahora sí, ¡a comer! Definitivamente, los frijoles con veneno te dejarán muy satisfecho.

Síguenos

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.