Más México

El ajolote, el mejor modelo para la regeneración humana

El ajolote es una de las especies endémicas más importantes de nuestro país. Se ha convertido en un símbolo de nuestra identidad. Es un animal que ha cautivado a escritores, científicos e ilustradores. Pero el ajolote es más que una simple salamandra de curioso aspecto.

Es un anfibio que esconde un misterio milenario. Porque es capaz de regenerar partes de su cuerpo, con huesos, músculos y nervios en cuestión de semanas. También puede reparar el tejido retinal, la médula espinal y curar heridas sin dejar cicatrices.

¿Te imaginas lo que eso haría para el ser humano? Aún no existe una vacuna o un tratamiento para aplicarlo en personas. Entonces no te preocupes, el Lagarto de Spiderman no aterrorizará la CDMX pronto. Pero no te desanimes porque el trabajo y las investigaciones ya están comenzando.

Te puede interesar: Conoce al joven que cría mil 500 ajolotes en su casa

La clave de la regeneración

Desde el año pasado el ajolote ha sido el objetivo de numerosas investigaciones por su capacidad de regeneración. La doctora Elly Tanaka, del Instituto de Investigación de Patología Molecular de Viena tiene uno de los cultivos más grandes de ajolotes.

Ella, junto con su equipo han estado trabajando para comprender el proceso de regeneración. Y descubrieron que el ajolote tiene el genoma más grande que ha sido identificado. Es 10 veces mayor al de un humano. El genoma es el conjunto de genes de un organismo. Ahí se encuentra el material hereditario y la secuencia de nucleótidos que especifican las instrucciones para el desarrollo y funcionamiento.

Además de dictar como nos vamos a ver físicamente, también tiene la capacidad de adaptarnos como especie. Pues en el genoma pueden verse todos nuestros cambios evolutivos. Y si comparamos nuestro genoma con el de un ratón podemos ver las diferencias, pero también las similitudes.

Entonces ¿ahora ves porque es difícil encontrar la clave de la regeneración? La especie con esa capacidad cuenta con un genoma más amplio. Aunque eso no detiene las investigaciones.

Este año los científicos Randall Voss y Jeremiah Smith de la Universidad de Kentucky lograron ensamblar y secuenciar el genoma del ajolote. De esta manera es más fácil estudiar la regeneración porque pueden determinar los genes que se activan y desactivan durante el proceso. Incluso están comparando el genoma del ajolote con otras especies para que ver los genes que se mantuvieron en otras especies.

Además, hicieron un mapeo de enlaces para ensamblar el genoma del ajolote en orden. Tal vez no parezca mucho, pero es un paso más para que en un futuro puedan desarrollar terapias en humanos. Si esto se logra, sólo  “el cielo es el límite”,como dice Voss.

Síguenos

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.