Más México

El ahuehuete: cien años de ser el árbol nacional

También conocido como sabino; el ahuehuete fue elegido como el árbol nacional de México en julio de 1921

Como parte de los preparativos para celebrar el aniversario de la Consumación de la Independencia; en el mes de julio de 1921 el ahuehuete fue elegido como el árbol nacional de nuestro país.

Este hecho sucedió gracias a la iniciativa de la Escuela Nacional Forestal. Poco después, la sugerencia llegó al periódico; en donde a las personas se les dio la oportunidad de votar por su favorito. A inicios del mes de julio, finalmente, el ahuehuete fue elegido como el ganador; por encima de la ceiba.

También conocido como sabino, el ahuehuete ha sido de gran importancia para la historia de nuestro país. Aunque también es posible hallarlo en Guatemala y otros países del continente; en México se da con mayor facilidad; además de que existen muchos más ejemplares en esta región.

Desde El Sargento que, se dice, fue plantado por el propio Nezahualcóyotl en la época prehispánica; hasta el árbol del Tule, muchos han sido los ahuehuetes protagonistas de eventos importantes. El árbol de la Noche Triste y el Sabino gordo de Coahuila son también de los más famosos y queridos ahuehuetes de nuestro país.

El ahuehuete o viejo del agua

El nombre de este árbol proviene del náhuatl; donde ahuehuetl significa viejo del agua. Este nombre es particularmente acertado; puesto que generalmente se encuentran cerca de lagos, ríos o cuerpos de agua. También son llamados cipreses mexicanos o sabinos; y por lo general viven entre varias décadas y siglos de edad.

Aunque no es muy común ver muebles de ahuehuete; se llega a utilizar su tronco para elaborar canoas y vigas. Según información de la Comisión Nacional Forestal, la madera de sabino es ideal para esto; pues es resistente a la humedad a la vez que suave y ligera. Sin embargo, su valor es mucho mayor en lo que se refiere al ámbito turístico; pues expertos y viajeros de todas partes del mundo vienen a México a conocer tan longevos árboles.

Por supuesto, con tantos años formando parte de nuestra cultura no es sorpresa que el ahuehuete llegara a nuestras historias. Por ello, te invitamos a leer la leyenda de la princesa purépecha que le dio vida al Lago Camécuaro, rodeado de ahuehuetes.

Natalia E. Avendaño

Síguenos

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.