Más México

Dziú y el maíz: el sacrificio de un ave

De acuerdo con esta leyenda, el dziú tiene las plumas quemadas porque decidió salvar el maíz

En maya, se le llama dziú al tordo ojirrojo o tordillo de ojos colorados. Curiosamente, existe también una leyenda que explica este color de ojos tan peculiar. Esta es la leyenda de dziú y el maíz:

Hace muchísimos años, en aquéllos en que la civilización maya iniciaba, el plumaje del dziú era colorido. Sus ojos castaños contrastaban con todos los colores de sus alas, y no resaltaba por nada en particular.

Un día, el dios del agua se dio cuenta de que la tierra estaba perdiendo fertilidad. Tras hablarlo con los otros dioses, él y el del fuego se pusieron de acuerdo para quemar los sembradíos. Así, las cenizas ayudarían a que la tierra fuera fértil de nuevo.

Sin embargo, Yuum Chaac, el dios del agua, le pidió a todas las aves del mayab una tarea. Cada uno tenía que ayudar a recolectar semillas, las mejores de cada clase que encontraran.

El dziú, contento de poder ayudar, fue el primero en presentarse. Salió junto con los demás y se dedicó a reunir lo mejor de todo lo que hallaba. En cuanto recolectó suficientes semillas, fue a tomar una siesta con el permiso de Yuum Chaac.

Lo despertaron los gritos de auxilio del mismo dios del agua. Al ver dormir a Dziú, las demás aves habían comenzado a esforzarse menos. Ahora las semillas yacían en medio del campo que comenzaba ya a ser devorado por las llamas.

Sin pensarlo dos veces, el valiente dziú se abalanzó a salvarlas. Apenas logró escapar del fuego, que acababa ya con todo a su paso. La peor parte fue que el plumaje colorido del ave ahora se hallaba totalmente chamuscado. Sus ojos, antes castaños, ahora estaban irritados por el humo y la ceniza. Pero había salvado todas las semillas de maíz.

Las demás aves, avergonzadas de haber fallado en su tarea, se acercaron a ayudarle. Pero aunque el dios Yuum Chaac les permitió curarlo, decretó que su plumaje no volvería a ser el de antes. Desde entonces, sus ojos rojos y plumaje oscuro permanecen como recordatorio de su valentía. De este modo, su sacrificio sería recordado siempre.

Si te gustan las leyendas mayas sobre animales, te recomendamos la de la serpiente, el faisán y el venado. Una antigua profecía del mayab se esconde tras la historia de estos majestuosos seres.

Natalia E. Avendaño

Síguenos

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.