Más México

Disfruta una nieve de limón y dile adiós al calorón

La Ciudad de México no sería la misma sin su inmensa variedad de nieves, y nosotros seguro moriríamos de calor. Pues este delicioso postre que data de la época prehispánica, siempre ha estado esperándonos en alguna esquina para deleitarnos con su refrescante sabor. Y una de las favoritas es la nieve de limón.

Chécate esto: ‘¡Las abejas se extinguen! ¿Sería el fin del mundo?’

Tradición volcánica

Según lo que arrojan distintos códices, las nieves eran consumidas en culturas como la teotihuacana y la mexica. Sólo que para ellos tenía un sentido espiritual y religioso.

Se cuenta que en algunas ceremonias se daba como ofrenda, y a cambio, se pedía a los dioses buena cosecha, entre otras cosas. Por otro lado, en algunas culturas sólo la consumían los sacerdotes o emperadores de la clase más alta. Y, en días importantes como el equinoccio, se preparaba una nieve a base de miel, agave, y frutos como capulín y cacao.

Postre mexicano: nieve de limón
Especial

Pero la obtención del material era toda una aventura, debido a que la nieve era traída desde los volcanes Popocatépetl e Iztaccíhuatl. El recorrido hasta el Valle de México podía tardar hasta 5 días.

Para conservarla, la nieve se guardaba en un cuero de piel animal, y se le dejaba un hueco para que respirara. Se cocía con agujas de maguey e hilos para que se pudiera seguir rellenando hasta que quedara completamente atiborrada. De esta forma se podía poner en la espalda de los corredores, y trasladarla con mayor facilidad.

Actualmente las nieves se elaboran de manera distinta, Para su obtención se usa un bote de acero que se llena poco a poco con una cama de hielo y otra de sal. Una vez que el hielo queda arriba, se vierte la mezcla y se bate con una pala de madera hasta lograr la consistencia deseada.

Para el golpe de calor, la nieve de limón

Los sabores son infinitos, pero sin duda, uno de los más amados por todos los mexicanos es la típica nieve de limón. Pues su cítrico sabor no sólo refresca, sino que endulza el cuerpo. Si quieres aventarte a probarla, acá te dejamos una receta casera para consentir a toda tu familia.

Ingredientes:

5 litros de agua
2 tazas de jugo de limón
3 tazas de azúcar refinada
Colorante vegetal verde (opcional)

Postre mexicano: nieve de limón
Kiwilimón

Preparación:

Primero coloca los tres litros de agua y el azúcar en una olla. Cocina a fuego medio por 30 minutos hasta obtener un jarabe espeso.
Después quita el jarabe del fuego, deja enfriar y que quede a temperatura ambiente.
Agrega el resto del agua al jarabe, junto con el jugo de limón y el colorante vegetal. Mezcla hasta que todo quede bien incorporado.
Posteriormente, vierte la mezcla de limón en un recipiente rectangular y congela.
Por último, raspa el bloque de hielo para formar la nieve. Si prefieres, rómpelo y coloca los pedazos en la licuadora para triturarlos y obtener mejor consistencia.

¡Listo! Ahora, revive la emoción de comer una nieve de limón.

Bárbara García

Síguenos

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.