Más México
Calaverita principal

¿De dónde viene la tradición de pedir ‘calaverita’ en México?

Durante las noches del 31 de octubre al 2 de noviembre es común ver a niños disfrazados de casa en casa para pedir su calaverita. Pero, ¿ de dónde viene esta tradición?

Chécate esto: ‘José Guadalupe Posada, el ilustrador que dio humor a la muerte’

El origen de pedir calaverita

A ciencia cierta, no hay una historia o registro sobre el origen de pedir calaverita en México. En realidad son varias teorías, pero lo cierto es que se trata de una tradición que tiene muchos años de antigüedad.

Además, ha evolucionado con el tiempo y, en cada barrio, pueblo o localidad tienen costumbres distintas para calaverear.

Calaverita 1

Algunos creen que proviene de la época prehispánica y otros consideran que es una mezcla de culturas. Y que combina el Día de muertos con el Halloween.

La versión prehispánica cuenta que comenzó con un pequeño macehual (un niño de la sociedad azteca). Como quedó huérfano y era de clase humilde, no tenía dinero para comida ni para colocar una ofrenda. Así que salió a pedir su ‘calaverita’. Es decir, donaciones de fruta o comida.

Los modos de pedirla y su evolución

El modo de pedir calaverita también ha cambiado y varía de acuerdo a la región.

Para la época colonial, los niños salían con una calavera elaborada de calabaza o chilacayote, con una vela en el interior. Ahora, utilizan cajas, calabazas de plástico o cabezas de personajes monstruosos.

Antes se pedía fruta de temporada, pero en la actualidad es más común pedir dulces o dinero.

Calaverita 2

Originalmente, en México no se pide Trick or Treat (dulce o truco) como se hace en Halloween. Aquí se pide con canciones, oraciones o simplemente con un: ‘¿Me da para mi calaverita?’. Otros cantan:

“Ya llegó la Chilindrina a pedir su mandarina, ya llegó Jorge Negrete a pedir su gollete, ya llegaron los abuelitos a pedir tamalitos. Con los huesos de mi abuela voy a hacer una escalera y gritar mi calavera”.

Al finalizar la canción, los pequeños rezan un Padre Nuestro. Sobre todo en la Ciudad de México, Xochimilco y Mixquic son de los lugares que más arraigada tienen la tradición.

Fotos: Especial

Bárbara García

Síguenos

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.