Más México

Chorizo verde: Digno manjar mexiquense de #32estados32sabores

Desde la época prehispánica, la tradición culinaria en nuestro país es profunda. Y con la llegada de los conquistadores, la mezcla de sabores se volvió más enriquecedora. Cuando ellos introdujeron la carne de cerdo y los embutidos durante la colonia, la cocina mexicana añadió sus propios ingredientes locales y crearon nuevos platillos.

Uno de ellos es el chorizo, el cual tiene diversas formas de preparación a lo largo de la república. Su ingrediente principal es la carne molida de cerdo combinada con el chile poblano, especias, semillas, achiote, entre otros productos más.

Pero el día de hoy, en nuestro recorrido de #32estados32sabores, te platicaremos de uno en específico, el famoso chorizo verde de Toluca. Este delicioso platillo es uno de los más populares de la capital mexiquense, que cocinan artesanalmente los lugareños y que ha pasado de generación en generación.

Aquí el chorizo es verde

Algunos de los ingredientes que se utilizan en la elaboración y que le da su color y sabor característico son: el chile serrano, cilantro, tomatillo verde, finas hierbas, espinaca, pepita verde, laurel, orégano. Y para darle más sabor se le agrega ajo, sal, vinagre, chiles secos e incluso jengibre.

Para que no te quedes con las ganas de degustar este manjar toluqueño, te traemos la receta.

Ingredientes que necesitas:

800 gramos de carne de cerdo molida

Un manojo mediano de espinacas

Un manojo mediano de cilantro

¼ de taza de vinagre de manzana

Una cuchara de orégano

Dos hojas de laurel seco

2 clavos de olor

Sal

Una pizca de comino

Cinco chiles serranos

Una cuchara de pepita de calabaza

Una cuchara de semilla de cilantro molida

1 cucharita de pimienta negra molida

100 gramos de cacahuates tostados enteros (también puede llevar almendra, pasa y nuez)

Un diente de ajo

½ Cebolla

Ahora sí, la preparación:

Primero, en un sartén pon las hojas de espinaca, previamente lavadas junto con los chiles serranos para que se cocinen al vapor. Retira las espinacas cuando empiecen a marchitarse y los chiles cuando ya estén listos.

En otro sartén seco, coloca las pepitas para que se tuesten a fuego lento. Mueve constantemente hasta que truenen, no deben quemarse.

Después, en al vaso de la licuadora mezcla las espinacas, los chiles, la pepita, el cilantro, el laurel, el vinagre, la sal, el orégano, el comino, la semilla de cilantro, la pimienta, junto con el ajo, la cebolla hasta que quede bien molido y se haga una pasta.

Posteriormente, añade la pasta a la carne molida hasta que se revuelva y quede bien impregnada. Al igual, agrega los cacahuates enteros.

Finalmente, se embute en forma de tripa con la ayuda de una cuchara y embudo, procurando que no quede aire y pasamos al amarrado con el hilo a una distancia de 10 centímetros. También puedes guardarlo en bolsitas tipo ziploc o en un recipiente bien sellado.

Deja que madure su sabor por 3 días en un lugar fresco y seco o en la parte alta del refrigerador.

Acompáñalo en tacos dejando que se fríe y se dore con la propia grasita que suelta o en el platillo que tu prefieras.

Síguenos

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.