Más México

Apostamos que no conoces el Chimistlán

“Ay cocol ya no te cuerdas cuando eras chimistlán”

El pan dulce es uno de los productos más vendidos alrededor de toda la República Mexicana.

Y es que el olor tan peculiar de las panaderías nos hace irresistible comprar, aunque sea una pieza de la gran variedad de pan dulce.

Entre los más destacados se encuentran las donas, las conchas, las orejitas, las rebanadas de mantequilla, entre otros.

El chimistlán es un tipo de pan muy similar al cocol.

Se cree que surgió antes de la Conquista Española y se preparaba para la clase trabajadora.

Con forme la panadería de México fue evolucionando, la receta del chimistlán se refinó y dio paso al cocol.

Sin embargo, y a comparación del cocol, el chimistlán puede no llevar anís, ingrediente característico del cocol.

Su sabor es más harinoso y en algunas zonas del centro del país en donde se elabora, se le agrega huevo.

Sin embargo, la receta originar, sólo lleva harina de segunda calidad, miel y agua.

Pero, ¿qué es la harina de segunda?

Esta, tiende a ser de olido grueso, con los restos de la fibra del trigo. Esto hace que los panes sean más densos y sin tanto volumen.

Este pan forma parte de las variedades de pan regionales de México.

En el libro “Nahuatlismos en Algunos Refranes”, se menciona al cocol y al chimistlán como uno de los panes ovoidales de mala calidad.

También, se menciona que el cocol es mejor pan, pues lleva ajonjolí.

Como tal, la palabra chimistlán se utiliza para aquellas personas que por algún motivo han mejorado su condición social

Es por eso que las abuelitas acostumbraban a decir “Ay cocol, ya no te acuerdas cuando eras chimistlán”

Así es como este pan formó parte de la cultura y folclor mexicano.

En la actualidad y poco a poco se va perdiendo este pan, siendo remplazado por las nuevas técnicas panaderas.

Síguenos

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.