Más México

Altar de muertos, una metáfora de la vida que recibe a las almas

Desde hace miles de años, a través de un altar, nuestro país celebra y venera a los muertos. Esto con el objetivo de recordar, alimentar y rendir respeto a las almas que dejaron este mundo.

Para nuestros antepasados y dentro de la visión prehispánica, el acto de morir no era más que el comienzo de un viaje anímico al Mictlán. Mejor conocido como el reino de los muertos. 

ALTAR
NEOMEXICANISMOS

Dicho viaje duraba cuatro días, y en el camino, varias deidades decidían sobre el destino de las almas. Primero, eran enviadas a una de las nueve regiones. Donde el muerto permanecía en periodo de prueba de cuatro años, antes de continuar su vida en el Mictlán.

Más tarde, llegaban al último piso, que era el lugar de su eterno reposo, llamado “obsidiana de los muertos”.

¿Te lo perdiste? “Culturas prehispánicas y sus animales sagrados, ¡conócelos!”

Sincretismo y festejó 

Sin embargo, con la llegada de los españoles esta festividad milenaria se fusionó con la moral de la religión católica. Dando como resultado lo que es hoy la fiesta del Día de Muertos.

Pero dado que México es un país multicultural, esta celebración no tiene un solo significado. Sino que va añadiendo diferentes evocaciones según el pueblo indígena o grupo social que la celebré.

Y si bien todas las ceremonias y rituales que se hacen ese día son importantes, hay una tradición que nos representa por antonomasia, el altar de muertos

TACO GURU

Esta representación es un elemento fundamental dentro de los festejos. Pues existe la creencia de que el espíritu de nuestros difuntos regresa del mundo de los muertos para comer, y convivir con nosotros una vez más. Sin el altar, esto no sería posible ya que es una guía y un espacio que los conecta con los vivos. 

¿Qué debe llevar un altar de muertos?

Los elementos que nunca pueden faltar en el altar son los niveles. Los cuales simbolizan los pasos necesarios para llegar al cielo y así poder descansar en paz. En el primer escalón va colocada la imagen de un santo del cual la familia o el muerto sea muy devoto.

El segundo se destina a las almas del purgatorio. Ese nivel es el que otorga el permiso para salir y visitar la tierra. En el tercer escalón se coloca la sal, que simboliza la purificación. 

COCINA VITAL

En el cuarto, se coloca pan, agua y azúcar que se ofrece como alimento a las almas que van de paso. El quinto se coloca la comida, bebidas y las frutas preferidas del difunto. En el sexto escalón se ponen las fotografías de las personas ya fallecidas y a las que va dedicado el altar.

Por último, en el séptimo escalón se coloca una ofrenda con los objetos, recuerdos o cosas que revivan y atraigan a nuestros muertos.

La tradición más importante de la cultura popular mexicana 

Como sea, la ofrenda debe invitar al espíritu a viajar desde el Mictlán. Y para esto se le pueden añadir elementos como copal, para purificar las energías. Papel picado, para alegrar la visita o flor de cempasúchil que, por su aroma, sirve de guía a los espíritus en este mundo. Y por supuesto, veladoras o cirios que den luz de guía en este mundo a los visitantes.  

INFORMADOR

Así pues, la muerte en México es una etapa donde se camina, huele, escucha y protege a otros. Es una presencia que camina entre nosotros a través de los altares. Y ofrecer esta fiesta a los que ya se fueron casi asegura que nosotros, mañana seremos invitados también.

FOTO PRINCIPAL: HOSTAL POSADA DE ROGER

Bárbara García

Síguenos

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.